Que es ser un verdadero Discípulo

Introducción.
Es increíble que nos somos criticados por guardar rencor, por decir mentiras, por hablar disparates, por contar chiste de color, por hablar del prójimo o si fumamos bebemos o hacemos las cosas del mundo, pero si decidimos seguir a Cristo seremos casi crucificados por los que en algún tiempo se dijeron nuestros amigos. Se nos tacha de fanáticos por querer seguir a Cristo, cuando lo que hace la inquisición actual no es más que una acción aguerrida y fanática en contra de lo que ni ellos mismos saben del Cristianismo, ser fanático es seguir argumentos doctrinas y hombres que no tienen ningún sustento bíblico.

Habemos personas que hemos sufrido algún tipo de discriminación solo por ser seguidores de Jesús, en las escuelas preguntan ¿Quién Es cristiano? Cuando la mayoría no lo es, en los trabajos anteponen en la solicitud de trabajo ¿que religión tienes? y muchos por ser Cristianos no les dan el trabajo, aunque las cosas están cambiando y hoy buscan a los cristianos por eficientes por honrados porque son de los que no dejan el trabajo y se dedican a sacar su responsabilidad adelante, pero es verdad es difícil vivir como un seguidor de Cristo cuando hay un mundo de adversidad alrededor nuestro, es difícil ser cristiano en un lugar donde la mayoría viven haciendo su voluntad y no la voluntad de Dios. Dios nos dio la comisión de ir y hacer Discípulos, hoy en día hay miles que se dicen serlo por que asisten a una iglesia, por que leen la biblia o por que quizás hay un pariente lejano que fue prominente en cuestiones de fe y por ello piensas que son seguidores de Cristo, pero al momento de vivir, de actuar y de decir, sus evidencias los delatan.

Hay un video que está girando en internet, se denomina el precio de ser Cristiano, es un malandro que con pistola en mano acosa a una pareja de cristianos, le dice que es el momento de morir y le hace una pregunta, ¿estas listo para estar con tu Dios?, se supone que un cristiano debe estar listo en cualquier momento, y mas ahora como las cosas están, dice la escritura que somos contados como ovejas de matadero, el cristiano agitado por la emoción y por ver su vida en peligro dice que “ ¡no¡ que no está listo”, el malandro lo ve y pone su pistola en su cabeza esperando que El cristiano le diga algo, jala el gatillo y el cristiano se sorprende que no detona la pistola solo se escucha el martillo de la pistola accionar, la pistola estaba vacía, el malandro le dice, “es increíble, no eres esa persona que estoy buscando, busco a uno que debiera estar firme en sus convicciones, no tienes que decir sobre tu fe, o no sabes o no tienes que decir tanto que dejarías que otros mueran sin tu Dios”.

El ser cristiano lleva consigo algunas consideraciones que debemos analizar y ver, estas nos ayudaran a definir si soy o no, cualquiera se puede decir, pero no cualquiera será, de los pasajes que me llaman la atención es aquellos que dicen “Señor en tu nombre hicimos esto aquello, dimos de comer, hicimos proezas y muchas obras y el señor les dirá no los conozco.

Uno de los textos que para mi es de los mas mal interpretados por miles de cristianos en muchas partes es este el de Lucas 14:33.

Charlatanes se aprovechan de la buena voluntad de las personas y negocian con la fe, vemos con tristeza como sectas contrarias a la palabra de Dios llegan a pedir que el feligrés debe dejar y dar todo cuanto tiene a la iglesia o a su representante en la tierra que por que “Así Dios lo pide” puede ser un seudo iluminado o seudo pastor quien diga esto, hemos visto como se enriquecen algunos grupos y personas motivando a que den su dinero y que hagan tesoros en el cielo solo porque hay un texto que si lo leemos fuera de su contexto dice esto , Wow, cuanta mentira gira en torno a ser un verdadero discípulo del Señor.

Qué quiso decir Jesús al pronunciar estas palabras, que significa ser un discípulo de Cristo, que responsabilidad conlleva ser seguidor de Cristo, es mas podemos llegar a preguntar soy yo un verdadero Discípulo de Cristo? Espero que cada una de estas preguntas las podamos resolver a la luz de la misma escritura.

1.- PARA SER UN DISCIPULO DE CRISTO NECESITAMOS “DEFINICION”
O todo o nada.

Leamos.
“Cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lc. 14:33).

Cuando anteponemos cualquier cosa antes que a Dios, no podemos ser seguidores de El, ya lo he explicado que no se trata de dejar sino de actitud estar dispuesto, es decir habrá quien valore más sus posesiones que a Dios mismo, cuando no somos capaces de hacer a un lado las cosas por Dios seremos simpatizantes pero no Discípulos. Cuando reconozcamos que Dios es dueño de mi vida de mis cosas de todo cuanto poseo y todo ello lo dispongo como un buen administrador a su servicio estaré viviendo un discipulado.

Charles Finley predicador notable definía que renunciar no era precisamente dejar abandonado, es decir, muchos piensan que deben dejar todo, no es así, es si me pidiera lo que fuera estar dispuesto a dar todo. Dejarlo todo por Cristo no quiere decir abandonar nuestras responsabilidades o posesiones y amigos para irnos de peregrinos, Ser un discípulo de Cristo es ser capaz de renunciar a las posiciones materiales, no dije posesiones dije posiciones, las comodidades, los lujos, la vanidad, el egoísmo, esto implica un cambio de corazón, es quitar los egoísmos personales, es una rendición de mis intereses, es una entrega total de mi vida a Dios.

Cuando hablo de definir es dejar de ser infiel, no podemos servir a dos señores, no podemos jugar con Dios y las riquezas.

Cuando uno se enamora de una persona uno entrega todo, hasta el cuerpo, si decimos ser seguidores de Cristo no podemos decir que solo los martes a las 5 pm me convierto en su seguidor.

2.- PARA SER UN DISCÍPULOS DE CRISTO NECECITAMOS SU DOCTRINA.
El mismo Señor Jesús, enseñó la diferencia entre un discípulo cualquiera y un verdadero discípulo en Juan 8: 31. No solo disposición de corazón también permanecer en la doctrina de Cristo.

Si estamos definiendo que es ser y el costo de ello tómennos en cuenta que debemos tener la deposición de dejar todo por Dios y de permanecer en sus enseñanzas.

Entonces un discípulo verdadero es aquel que obedece al evangelio, cumpliendo con la parte que le corresponde para apropiarse de la salvación ofrecida por Jesucristo, es instruido en la doctrina del Señor y permanece continuamente en la práctica de ésta

3.- PARA SER UN DISCÍPULOS DE CRISTO NECESITAMOS SEGUIR AL MAESTRO

DÉJEME EXPLICO LA DIAPOSITIVA.
PELÍCULA EL LIBRO DE ELÍ, SU VIDA IMPACTO TANTO QUE HIZO EN ESTA CHICA UN DISCÍPULO, ELLA DESPUÉS DE CONOCERLO YA NO QUERÍA NI SEPARARSE NI DEJARLO DE ESCUCHAR, SE VISTIÓ COMO EL E HIZO LO QUE EL HACIA, CUIDAR SAGRADAMENTE LA BIBLIA.

No podemos hablar de un discípulo si hablar del maestro, pues un discípulo es uno que es como su maestro (Mateo 10: 24, 25). Así también un discípulo se define según el maestro a quién sigue, si decimos ser discípulos de Cristo debemos ser en todo imitadores de Cristo, pues para nosotros debe ser suficiente ser como Jesucristo y no debemos pretender algo diferente.

Hoy hay muchos que pretende modernizar la enseñanza apartándose en poco o en mucho de la doctrina del Señor, negando con esto al verdadero Maestro, esto nunca debe acontecernos, porque cuando esto sucede estamos en el camino de la apostasía. Por el contrario debemos andar como Él anduvo (1 Juan 2: 6), siguiendo sus pisadas (1 Pedro 2: 21).

4.- PARA SER UN DISCÍPULOS DE CRISTO NECESITAMOS VER EL FRUTO QUE DAMOS.
Un verdadero discípulo de Cristo debe ser fácilmente identificado por su manera de vivir, demostrando por nuestros hechos que seguimos al Maestro, llevando mucho fruto (Juan 15: 7, 8). No basta decir ser Cristiano, los frutos que se den en nuestra vida lo confirmaran o lo negaran, pues por el fruto somos reconocidos (Mateo 7: 16, 17) y si nuestra vida esta acorde a las ordenanzas del Cristo entonces no importaran las circunstancias por las que tengamos que pasar, no habrá obstáculo demasiado grande que no podamos vencer, pues un discípulo verdadero tiene su fortaleza puesta en su Maestro y de nuestro lado esta el más poderoso, por eso podemos afirmar con Pablo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

5.- PARA SER UN DISCÍPULOS DE CRISTO NECESITAMOS CONSIDERAR EL PRECIO
Si verdaderamente se quiere seguir a Cristo, se debe estar dispuesto a pagar el precio, esto quiere decir estar dispuesto a hacer todo lo que el Maestro le demande. Como ya estudiamos es bien claro que el precio por nuestra salvación estaba fuera de nuestro alcance y fue necesario que el mismo Hijo de Dios se sacrificara por nosotros, para pagar el precio para nuestra redención.

Sin embargo debemos entender lo que Jesucristo mismo demanda de todo aquel que quiera ir en pos de Él (Mateo 16: 24):

• Negarse a sí mismo.
Esto implica una actitud mental donde nuestros pensamientos son sometidos a los pensamientos de Cristo, asegurándonos, de esta manera, que estamos haciendo lo correcto, nuestros pensamientos no son una guía segura, mientras que la palabra dada por Dios es perfecta. Este es un punto que cuesta trabajo, porque muchas veces, se quieren las bendiciones pero no se esta dispuesto a someterse a la ley de Cristo para recibirlas, sino por el contrario la propia voluntad es la que prevalece. Pensemos que sería de nosotros si el Señor Jesucristo no hubiese sometido su voluntad a la del Padre para consumar el sacrificio (Mateo 26: 42)

• Tomar su cruz.
La cruz es un símbolo de sacrificio, de lo cual Jesucristo también nos dejó ejemplo, y si Él lo hizo sin tener porque cuanto más debemos nosotros estar dispuesto a sacrificarnos. Cada uno debe tomar su propia cruz, “CADA DIA” es decir asumir el sacrificio que le corresponda, y en esto cada cual lo va descubriendo en la medida que se va negando y va adaptando su vida a lo requerido por Dios.
• Seguirle.
Debemos seguir en todo al Maestro, pues de nada sirve negarnos y llevar una vida de sacrificio si nos apartamos de la doctrina, es necesario guardar fielmente todo lo que el Señor Jesucristo dejó en su testamento.

En concreto, definición, doctrina, frutos, imitación del maestro, precio que pagar





Hay DESERTORES de la fe.
Hay quienes tristemente abandonan el discipulado por diversas razones, entre los que están:
• Los que se apartan de la sana doctrina (Romanos 16:17),
• los que caen en el tiempo de la prueba (Mateo 13: 20, 21),
• los que mantienen ataduras terrenales (Mateo 13:22).
• Los que viven desordenadamente (2 Tesalonicenses 3: 6).

El asunto de regresarse al mundial como los jóvenes dicen es tan lamentable que el apóstol Pedro lo compara con crudeza y lo ejemplifica con un perro y con un cochino, el asunto es o fue, Nunca cambio su naturaleza, nunca hubo regeneración, nunca hubo nuevo nacimiento, dice más les hubiera sido no haber conocido el mensaje de justicia porque por ellos nada se puede hacer, si saben y no viven y no creen ellos mismos se condenan, con el propósito de que meditemos bien en nuestras decisiones (2 Pedro 2: 21, 22).

"Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma" (Hebreos 10: 39)
qe bueno y qe bonito es estar en el amor de cristo qe dios les bendiga
[ COMMENTS_REPLY_TO_COMMENT ]